Piscinas: mantenimiento de temporada

Tareas sencillas de mantenimiento de tu piscina para esta temporada

La piscina necesita una serie de tareas de mantenimiento  de forma regular, así de esta forma la tendrás en perfecto estado para su uso diario. Al iniciar la temporada, es importante hacer una correcta puesta en marcha de la piscina, para evitar problemas posteriores.

Por eso es importante realizar una serie de  sencillas tareas semanales, que te permitirán tener la piscina a punto para usarla este verano:

1) Comprobá el buen estado y funcionamiento del equipamiento: filtro, bomba, skimmer, motor, válvulas, etc.

2) Si vaciás el agua de tu piscina (ya sea porque esté demasiado sucia o deteriorada o porque el agua está ya muy contaminada) es conveniente que aproveches para limpiar las paredes y el suelo, de esta manera eliminar las incrustaciones calcáreas, y dar una protección extra de antialgas a las superficies. Es conveniente que hagas estas tareas en horas de poco sol y manteniendo la humedad del vaso de la piscina.

3) Si cambiaste o no el agua, pero sobre todo si aún no lo hiciste, tenés que realizar una cloración inicial de choque. Para ello tenemos distintos productos disponibles en función del Sistema de mantenimiento elegido.

4) Analizá el pH del agua y ajustarlo entre 7,2 y 7,6  bien con Incrementador pH o con Minorador pH. Si el agua de la red es dura (lleva mucha cal), al añadir agua nueva a la piscina tenderá a aumentar el pH y por ello debe utilizarse el minorador de pH. Es el caso más frecuente.

5) Verter las dosis adecuadas los productos que hayas elegido en tu Sistema de mantenimiento.

6) Programá el reloj controlador del tiempo de filtrado diario. Unas 8 horas diarias en verano suele ser suficiente para mantener el agua en correctas condiciones. Es aconsejable repartirlas en dos o tres espacios a lo largo del día. Aumentar el tiempo de filtrado favorece la limpieza de la piscina pero puede suponer un consumo innecesario de electricidad.

Programá el mantenimiento semanal de tu piscina

Las piscinas son un caldo de cultivo de todo tipo de microorganismos. Esto es debido a que cuando nos bañamos, dejamos en el agua sudor y otro tipo de patógenos. Las altas temperaturas, comunes en verano, hacen que la reproducción de dichos microorganismos se realice a gran velocidad.

Es por esa razón que la desinfección del agua es tan importante. La tarea de mantenimiento de piscinas conviene que la programes para que se realice semanalmente.

Un buen programa de mantenimiento garantiza el buen estado de tu piscina, manteniendo el agua en óptimas condiciones para su uso.

 

 

Comentarios