Sanitarios adaptados para movilidad reducida

Los sanitarios adaptados brindan comodidad y facilidad para las personas con movilidad reducida a diferencia de los que cuentan con una instalación normal y corriente, . Si contamos con sanitarios adaptados en nuestra hogar, se pueden evitar los riesgos de lesiones importantes de personas mayores o personas con discapacidad.

Consejos para instalar sanitarios adaptados

–La puerta del baño debe ser corrediza o que se abra siempre hacia afuera, para evitar que, en caso de que el usuario sufra alguna caída al interior del baño, pueda quedar impidiendo la apertura de la puerta.

– Deben contar con un suelo de algún material antideslizante, y un espacio libre de al menos 150cm de diámetro, que permita al interior del baño el giro de una silla de ruedas en 360º.

– Junto a los artefactos sanitarios deberán instalarse barras de apoyo antideslizantes. Si las paredes o el alicatado estuvieran débiles para ello, será necesario reforzar previamente las paredes para sujetarlas convenientemente.

– Todos los accesorios del baño (jabonera, toallero, etc.) deben ir instalados a una altura no superior a 120cm. del suelo.

– El lavamanos no debe tener pedestal ni mobiliario inferior que impida la aproximación de una silla de ruedas hasta su borde. Debe ir a una altura de 80cm.

– Es conveniente que la grifería sea del tipo palanca, presión o algún otro sistema que no necesite girar la muñeca para su funcionamiento.

– El espejo se instalará a una altura de 100cm desde el suelo y con un ángulo de inclinación de 10º con respecto a la vertical.

– El WC debe estar a una altura de 50cm desde el nivel del suelo. Si el artefacto estándar es de una altura menor, se puede solucionar colocándolo sobre una plataforma en obra lo más ceñida a la forma de la base del inodoro para no interferir en la aproximación hacia él.

– Los asientos de los inodoros deben estar bien sujetos y en perfectas condiciones, ya que al no ser así aumenta considerablemente el riesgo de caídas.

– La ducha resulta más práctica, cómoda y segura que la tina. El receptáculo no debe tener bordes que impidan el acercamiento de una silla de ruedas, basta con un desnivel de 1,5cm y una pendiente del 2% hacia el desagüe para evitar que el agua escurra por el resto del baño.

– Deben instalarse barras de apoyo a 85cm en sentido horizontal, y hasta 140cm en sentido vertical. La ducha ha de incorporar un asiento, fijo y abatible (idealmente de 45 x 45 cm y a 50 cm de altura) o movible (cualquier silla plástica de jardín podría serle de utilidad).

Estos cambios reducirán muchísimo el riesgo de lesiones, caídas y otros problemas para personas que tienen dificultades a la hora de movilizarse.

Si necesitas modificar tu baño encontrá toda la línea para discapacitado en nuestra web, o en cualquiera de nuestras sucursales contamos con profesionales capacitados para ayudarte.

sanitarios plásticos

Comentarios